El libro que debes leer

Tiene más de 1.000 años en conjunto pero su historia trasciende los 900 antes de Cristo, ha sido traducido en más de 2.455 idiomas, más del 32% de la población lo lee, estamos hablando que 2.200 millones de personas lo tienen. ¿Pero qué lo hace tan importante? Nada más y nada menos en esos escritos encontramos la vida. Juan 5:39.

La Biblia ha sido desde tiempos inmemoriales el libro que ha trascendido de generación a generación; muchos “best seller” duran en el mercado años, pero tiempo después tiende a desaparecer su reputación, el libro que leemos los cristianos debe tener algo especial para que no desaparezca, esto sin tener en cuenta tantos intentos para destruirlo y así evitar su reproducción.

Existe una razón importante y ya lo habíamos dicho, en la Biblia encontramos la vida. En los dos testamentos, los 66 libros, los 1.189 capítulos y los 31.103 versículos podemos encontrar verdades sobre lo que fuimos, somos y seremos, promesas de Dios que nos direccionarán en nuestro propósito, advertencias para evitar tener tropiezos en la vida, principios que nos formarán como verdaderos seres humanos, mandamientos que nos protegerán en este mundo y muchas historias que nos ejemplificarán nuestra existencia con nuestro creador.

Lamentablemente la importancia de leer la Biblia se ha vuelto como de importante es asear la casa, pasan días que la labor no se hace y hasta hay veces que mandas a otra persona para que lo haga. La Biblia se ha convertido en el libro más vendido pero queda la duda si es el libro más leído.

Hoy contamos con iglesias que gracias a la tecnología proyectan los versículos en pantallas, cosa que no está mal, pero que las personas han tomado como excusa para no llevar Biblia y aun peor, sentirse que ya la han leído cuando asisten a los cultos. Sutilmente satanás ha metido una mentira en la iglesia: “No necesitas leer ese libro tan aburrido”.

El dejar de leer la Biblia no es de un día para otro, es gradual, hasta que te das cuenta que el libro que te salvó la vida está empolvado a un lado y es sólo utilizado para buscar algo que te anime en una prueba que estés pasando, se ha vuelto en el libro bombero, sólo lo necesitas cuando hay fuego.

El siguiente test mostrará si hay que volver a la lectura. Realízalo a conciencia, respondiendo honestamente. Imagina cada una de las situaciones y elige la que más se acerque a tu reacción.

La invitación es a deleitarse en este libro, a sumergirse en sus historias y a saber que en él está la verdad. Si te da pereza leerlo rétate a ti mismo, ponte metas, pero no permitas dejar a un lado la palabra de Dios.

Una frase, muy fuerte aclaro, dice lo siguiente: ¿Para qué quieres ir al cielo si allá se encuentra el autor del libro que tanto te aburre? Fuerte pero real, para conocerlo a Él debes conocer lo que Él dice.

 Por: Carlos Pimienta Acosta.