No quería que ningún Dios hiciera parte de su historia, pero él no es quien la escribe.

loading…


No quería que ningún Dios hiciera parte de su historia, pero él no es quien la escribe

Este es un testimonio donde la mano de Dios salva aunque la otra persona aparentemente está bien. A veces creemos que no necesitamos a Dios porque nuestra vida marcha bien y que ir a una iglesia, orar y leer la biblia es para personas pobres, depresivas y perdedoras. Pero llegará el momento donde te darás cuenta que el único motivo de que existas en este mundo es para vivir para el Rey de reyes y Señor de señores.