Tú, yo, solos, la casa sola, no sé piensalo

Si yo les preguntara cuántas veces les han explicado cuál es el “noviazgo que agrada a Dios”, seguramente las respuestas serian incontables, por lo que uno supone que hablar de estos temas es cliché. Sin embargo, parece que los lineamientos del mundo han hecho que las palabras de Dios parezcan aburridas, ¡y cómo no! si lo primero no requiere esfuerzos, mientras que lo segundo implica entereza. De ahí que, las redes sociales estén infestadas de fotografías donde niñas que conocen la palabra de Dios muestran más de lo apropiado, (sé que algunos dirán que este es un comentario mamerto, pero me baso en los comentarios de La Palabra de Dios), En Cantares 3:5, la biblia dice: Prométanme, oh mujeres de Jerusalén, por las gacelas y los ciervos salvajes, que no despertarán al amor hasta que llegue el momento apropiado.

 

Así que dejando de lado mi subjetividad de abuelita regañona, del siglo X, diré que, para nadie es un secreto que los tesoros no están en exhibición; uno se encuentra con chicas que postean una “selfie” con poca ropa y colocan de pie de foto algo como: “redimida por la sangre del Cordero”, “Cristo te ama”, “las cosas viejas pasaron…”; ¡y cuidado! Esto no es un comentario para juzgar a nadie, pero uno supone que alguien que ama a Dios cuida lo que publica en redes. Ajá, y esto ¿qué tiene que ver? (se preguntarán algunos)…y es que señoritas, si ustedes quieren atraer a un hombre de Dios, jamás lo harán con ese tipo de actitudes. Piensen, ustedes todas unas princesas, bellas en sí mismas, por el hecho de ser creación de Dios, no pueden tener en poco lo que son, no necesitan, que miradas carnales se fijen en ustedes, imagínense que su foto no causa ganas de ir a orar por conocerlas, sino de hacer otras cosas…y entonces, por alguna extraña razón, el chico que en la vida real jamás les habló, envía un mensaje a una de sus redes sociales y para sorpresa, en su perfil, tiene como foto de portada las 95 tesis de Lutero…“¡Qué maravilla!”…pensaría uno.

Suena el chat una y otra vez y pasa todo lo que ustedes ya saben…todo el proceso de cortejo (como diría una amiga), llegados a este punto, se pasa a una relación de “noviazgo”. Comportamiento que entre otras cosas, se evidencia en personas que llevan años caminando con Dios, sin generalizar, ni caer en juicios de valor, como ya he mencionado, porque definitivamente, cuando esto sucede hay vacíos que aún no han sido llenos por Jesús, así que debe revisarse mujer hermosa, si se ha comportado así, debe ir a la presencia de Dios y pedirle que le enseñe a verse como Él lo hace.

Hecha esta salvedad y para no herir susceptibilidades, habría que definir qué es “noviazgo”. Hoy por hoy, hasta se ha demonizado la palabra y en algunas congregaciones deciden llamarle “amistad con propósito”, pero lo cierto es que sí es peligroso, si usted no sabe manejarlo con sabiduría; entendiendo que para quienes aman a Dios, el “noviazgo” es la antesala del matrimonio. “Ay, pero que exagerados, que gente tan retrograda, esos eran los tiempos de los abuelos, que boleta de gente”…Boleta y todo, pero con argumentos de peso. Señorita bella, yo le pregunto ¿Qué hace usted persiguiendo el amor de un muchacho?…Señor, le pregunto ¿Qué hace usted visitando a esa niña cuando está sola en su casa? Aquí, 7 cosas que usted debe desmentir:

 

A veces, pensamos que por la época los principios pueden cambiar, que ahora no es necesario esforzarse; que eso era en los tiempos de antes, pero lo cierto es que les tiene que costar, Si, si usted es de los que piensa que es el irresistible, está mal; irresistible sólo es Dios, por ende si usted busca a una mujer con la que quiere construir un futuro, tendrá que ganarse al suegro, teniendo en cuenta que el suegro es Dios…y señorita, tampoco se trata de que el chico sea quien haga todo, usted también debe meterle la ficha. Los dos deben entender que es un proceso donde se debe empezar bien, que pagar el precio asegura un matrimonio sólido, maduro, lleno de la presencia de Dios. No debemos espiritualizar todo, pero definitivamente, si no hay oración, ayuno y palabra desde el noviazgo, su matrimonio se construirá sobre la arena.

 

…NO SÉ, PIÉNSALO”, nada más inmaduro, que esta frase, deben haber límites. Sí señores, si sus intenciones desde el noviazgo son equívocas, en el matrimonio, será peor; si alguno de los dos dice algo como esto, es la alerta para saber que no se está listo para una relación. No se trata de que no hablen, de que no salgan… pero las visitas a solas se deben evitar a todo costa…“No, pero yo estoy cubierto con la sangre de Cristo, no va a pasar nada”…Okey, todos sabemos que usted tiene un par de alas para todos los días, que su nivel de espiritualidad es de lo más alto del mundo, no obstante, si usted es realmente maduro sabe que por respeto y honra a esa niña no lo va a hacer; y si la niña es la que dice esto, pues bien, es muy diciente y la respuesta es la misma, huya de la tentación.

 

Eso es falso, rompa ese paradigma. Es obvio que la niña guarda su lugar y tiene principios claros, sin embargo, esta premisa es ridícula. Si usted es todo un caballero, la niña ni siquiera tendrá necesidad de poner límites, porque usted respeta. Señores, ¡pilas! Dios le pidió cuentas a Adán no a Eva, siendo Eva, quien había hablado con la serpiente, hay una gran responsabilidad sobre ustedes…Señoritas esto no las exime de nada, innatamente se deben trazar líneas para todo en la vida, pero si se ve en la obligación de poner restricciones, ya empezamos mal, porque evidencia que las intenciones del chico son carnales.

 

Si se están preguntando esto, seguimos fregados. La pregunta no es qué tan cerca puedo estar del peligro, si no qué tan lejos puedo estar. No se trata de llegar al borde del pecado y no pecar, porque eso, siempre termina mal.

 

La friendzone para usted, no debe ser algo negativo, quítese ese prejuicio, de hecho, en los planes de Dios, está que antes del matrimonio, primero sea amiga o amigo de quien ve como su futuro esposo.

 

 “Es que tengo 35 años, me conformo con lo que sea”, hombre de Dios, atrévase a hablarle a esa persona que para usted es especial, usted tiene como hombre, el privilegio de tomar gran parte de la iniciativa, Por otro lado, mujer de Dios, nunca, jamás, por ninguna razón, baje los estándares de lo que espera, no se desespere, es mejor sola que mal acompañada.

 

¡Mentira!, usted no es el Espíritu Santo para cambiar a alguien, sólo Él lo puede hacer y siempre deben tener en cuenta que lo que usted o él no traten antes, como personas solteras, en el matrimonio se magnifica.

Podríamos, hablar de muchas otras cosas, pero los puedo seguir aburriendo, así que, ¡A vivir bajo lo que Dios dice, no lo que el mundo dice!

 

Por: Katherine Sosa